Etiquetas

,


Portada

Genio del Cristianismo, ó bellezas poéticas y morales de la religión cristiana por Francisco Augusto Chateaubriand.–  Nueva edición, aumentada con notas que forman el apéndice que se halla al fin de cada volumen.—Traducción hecha libremente del francés al español, por, Don Torquato Torio de la Riva, oficial del archivo de la secretaria de Estado y del Despacho de Guerra, por lo perteneciente á Indias.—Volúmenes 1, 2 y 4  (XII, 405,  393, 478 pp.), grabados, in octavo menor. Madrid: impreso por Ibarra,  impresor de cámara de S.M., 1818.

Encuadernación a la holandesa, con lomo y puntas  de piel, papel jaspeado. Lomo con título, número de volumen y motivos dorados, gofrado en entrenervios.

Seguidor durante su juventud de las ideas enciclopedistas,  después será contrario a las ideas revolucionas de 1789, convirtiéndose al cristianismo tras la muerte de su madre y hermana.

Es en este contexto en el que Chateaubriand escribe esta obra, en la que exalta los ideales y belleza de la religión cristiana,  tal y como explica en el prefacio de la misma:

“Mis sentimientos religiosos no fueron ántes los mismos que los que tengo al presente. Aunque confesaba la necesidad de una religión, y me causaba admiración el cristianismo, sin embargo desconocí en él muchas relaciones. Corrompido por los abusos de varios establecimientos, y por los vicios de algunos hombres, caí anteriormente en invectivas y sofismas perjudiciales. Bien pudiera culpar en esto á mi juventud, á las compañías que frecuentaba ; pero no tengo por mejor condenarme á mi mismo, por no saber escusar lo inexcusable…

Mi madre, después de haber sido conducida en la edad de 72 años á unos calabozos, donde vió perecer una parte de sus hijos, murió sobre una pobre cama en un lugar obscuro, adonde sus desgracias la habían desterrado…

…al tiempo de morir encargó á una de mis hermanas me hiciese volver á la sagrada religión en que había sido educado”. (Chateaubriand. Genio del cristianismo. Prefacio,  pp. VIII-IX)

El genio del cristianismo fue publicado por primera vez en 1802, momento en el que se estaba produciendo en Francia un renacimiento de la Iglesia Católica y los ideales religiosos suprimidos tras el triunfo de la Revolución Francesa.

En cuanto al traductor a español de la presente obra, mención merece el calígrafo, Don Torquato Torio de la Riva (1759-1820), autor del Arte de escribir por reglas y con muestras…(1798). Obra que fue declara oficial para la enseñanza y por Real Orden de 31 de enero de 1801,  Carlos IV ordenó la distribución de ejemplares en todos los centros de España del país (Juan Carlos Galende Díaz, p.499 y 504)

Perteneció al Cuerpo de Revisores de letras antiguas, creado en 1729 y siendo sustituido en sus labores en 1857 por el Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Anticuarios.  Su labor consistía comprobar la autenticidad de documentos presentados en juicio.

 

El genio del cristianismo ó bellezas poéticas y morales de la religión cristiana. Madrid: Imprenta de Gaspar y Roig, 1853 → obra completa.

Bibliografía:

 

Anuncios