Etiquetas

,


wp-1488124272205.jpg

HISTORIA GENERAL DE ESPAÑA que escribió el P. JUAN DE MARIANA, ilustrada en esta nueva impresión de tablas cronológicas, notas y observaciones críticas.  v. 2 de 9 (546 p.); infolio. Valencia: Oficina de Benito Monfort, 1785. Grabador M. Brandi.

Encuadernación en piel de época, filetes dorados, cinco entrenervios con decoración dorada en primer entrenervio. Tejuelo y cortes marmoleados. Impreso en papel de Beceite.

 

Considerado uno de los grandes intelectuales del siglo XVI, el Padre Juan de Mariana  (1536-1624), escribe la Historia General de España cubriendo el vacío existente en cuanto a historiografía española se refiere.

La primera edición en castellano, tras la edición en latín de 1592,  se publica en 1601 en Toledo, con el título Historia general de España compuesta primero en latin, despues buelta en castellano por Iuan de Mariana de la Compañia de Iesus e impresa por Pedro Rodríguez, impresor toledano del Siglo de Oro.

Edición de 1592

Edición de 1592

En 1608 se imprime de nuevo en Madrid, por Luis Sánchez, que junto a Juan de la Cuesta es considerado uno de los mejores impresores del Madrid de la época.

En 1616 aparece una nueva impresión corregida y aumentada por Alonso Pérez, cuyo segundo tomo fue impreso por Juan de la Cuesta y el primero por la viuda de Alonso Martín de Balboa.

En 1622 se encargó él mismo de la impresión previa petición de ayuda a Felipe IV.

La cuarta edición (1623) la realizó de nuevo Luis Sánchez, siendo considerada ésta la mejor edición, tal y como aparece reflejado en el prólogo de la edición de 1780.

Prólogo de la edición de 1780

Prólogo de la edición de 1780

Posteriormente aparecen las ediciones de 1635 por Francisco Martínez en Madrid y ya en el siglo XVIII, se imprimen las ediciones de 1718 y 1719 en Lyon  por Antonio Briasson y en 1723 en Amberes por Marcos-Miguel Bousquets. Entre 1723 y 1725 aparecen varias ediciones en París traducidas al francés.

A finales del siglo XVIII aparecen las ediciones de Joaquín de Ibarra (1780) y Andrés Ramírez (1780 y 1782).

En 1783-1796 aparece la decimosexta impresión (la mostrada en este post) con nueve volúmenes e impresa por Benito Monfort. En el siglo XIX se imprimen tres nuevas ediciones, las dos últimas con 10 volúmenes.

Desde el siglo XVII al XIX se imprimen  también otras ediciones con adiciones y continuaciones, algunas de ellas incluyendo textos del Conde de Florindablanca o Queipo de Llano.

Interesante fue la controversia sobre el valor historiográfico de la obra de Mariana surgida a lo largo de siglo XVIII.

Manuscrito de Juan de Rihuerga

Manuscrito de Juan de Rihuerga

El motivo de esta controversia fue la relación de su obra con los llamados falsos croniconesque apoyados en los escritos no conservados de Dextro y de Máximo fueron aprovechados por Fray Juan de Rihuerga y Lorenzo de Padilla, convirtiéndolos en fuente de la historia de España. Más adelante el jesuita toledano, Jerónimo Román de la Higuera (1538-1611) difundió unas supuestas copias de los originales de Dextro y Máximo en 1608 que finalmente se imprimen en 1619 en Zaragoza.

La cuestión que se planteaba era si las referencias que hizo el Padre Juan de Mariana a Dextro y Máximo en alguno de sus capítulos, procedían de su propia mano y con esto difundía una historia engañosa.

Lo cierto es que dichas referencias, no constaban ni en la edición latina de 1592 ni en la castellana de 1601, solo figuraban en la edición de 1623.

Aparecen en este contexto Gaspar Ibañez (1628-1708) y Nicolás Antonio (1617-1684), críticos de la historiografía española y contrarios a los Cronicones. Prueba de ello fueron varias publicaciones, como Dissertaciones eclesiasticas, por el honor de los antigvos tvtelares, contra las ficciones modernas, de  Gaspar Ibañez  o Defensa de la historia de España contra el Padre Higuera, publicada tras su muerte con el título de Censura de historias fabulosas.

 

Ni Gaspar Ibañez ni Nicolás Antonio, hicieron referencia alguna contraria a la Historia de España de Mariana, pero sería el valenciano y bibliófilo, Gregorio Mayans i Siscar (1699-1781), quien partiendo de una inicial admiración por los escritos de Juan de Mariana acabaría transformándose en un duro crítico, a raíz de una relación epistolar mantenida a lo largo de 20 años con el jesuita Andrés Marcos Burriel, gran conocedor de los manuscritos y obra original de Mariana, con anotaciones marginales supuestamente de su puño y letra.

Andrés de Marcos Burriel, transmite a Mayans que la Historia de España de 1623 es la definitiva frente a la de 1608. Con lo comunicado por Burriel parecía demostrarse que el Padre Mariana no era contrario a la historia de Dextro y Máximo. Mayans sigue dudando de todo este asunto porque no conoce directamente los documentos originales en los que se basa Burriel. Siguió de esta forma defendiendo a Mariana, dudando de que las referencias a  Dextro y Máximo provinieran de la mano del padre Mariana y por tanto, de que la edición de 1608 fuese la original.

No obstante, la correspondencia continuada entre ambos sobre este tema, le llevó a convertirse en un duro crítico del Padre Mariana, animando a  Burriel en su deseo de publicar los manuscritos originales.

En 1759 fue fundada la Compañía de Impresores y Libreros de Valencia, con quién Mayans mantenía un estrecho contacto, animando a dicha institución para que publicara la Historia General de España.

Uno de los socios de la Compañía, Benito Monfort, solicitó permiso en 1776 para  la publicación de la Historia, permiso que se concedió por Real Decreto, con la particularidad de que los editores se basarían en la edición de 1608.

En 1780 la institución monárquica patrocinó la publicación de dos nuevas ediciones en Madrid, pero basadas en la edición de 1623 por considerar esta la más correcta.

En 1783 se publica el primer tomo de los nueve que componían la Historia General de España impresa por Benito Monfort.

Antes de terminar la publicación de esta edición, en 1794, Benito Monfort, reimprime la obra en dos tomos, reproduciendo en esta ocasión en la edición de 1623.

Finalmente se concluyó que la difusión de los falsos cronicones de la edición de 1623 no podían ser atribuibles a Juan de Mariana, planteándose la posibilidad de que fueran realizadas por compañeros jesuitas del Colegio de Toledo.

La Historía General de España siguió considerándose referente fundamental de la historiografía española, hasta la publicación en el siglo XIX de los 30 volúmenes de la Historia general de España de Modesto Lafuente (1806-1866).

Obra digitalizada → Historia General de España (v.2)

Bibliografía:

  • CRESPO LÓPEZ, Mario: Juan de Mariana: estudio crítico. Fundación Ignacio Larramendi. Biblioteca Virtual Ignacio Larramendi de Polígrafos.
  • GÓMEZ MARTOS, Francisco: Juan de Mariana y la historiografía ilustrada. Un debate a propósito de los falsos cronicones. Johns Hopkins University, 2014.

Para saber más:

Anuncios